viernes, 7 de abril de 2017

LECTURA BREVE Hb 7, 26-27



LECTURA BREVE   Hb 7, 26-27

Tal era precisamente el sumo sacerdote que nos convenía: santo, sin maldad, sin mancha, excluído del número de los pecadores y exaltado más alto que los cielos. No tiene necesidad, como los sumos sacerdotes, de ofrecer víctimas cada día, primero por los propios pecados y luego por los del pueblo. Esto lo hizo nuestro Señor Jesucristo una vez por todas, ofreciéndose a si mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario